Home > Columnas > Grasas en la alimentación: ¿necesarias?

Grasas en la alimentación: ¿necesarias?

Los miércoles en Tarde para Excusas tenemos la columna de Sofía Sánchez, nutricionista y cheff vegana. En esta oportunidad habló sobre grasas saludables. Compartimos el audio y texto que armó ella.

Hoy en día existe una generalidad marcada alrededor de las grasas alimentarias, se piensa que todas son malas, engordan, y aumentan el colesterol, por ende hay que evitarlas a toda costa en nuestra alimentación.

Pero vale la pena dedicarle un escrito a este tema, ya que los matices sí existen. Y como tal debemos tener presente la diversidad de grasas que podemos ingerir con la alimentación. Primeramente tenemos aquellas llamadas “ grasas saturadas”, que mayormente corresponden a los alimentos que son de origen animal, como a sus derivados. Esto incluye carnes, lácteos, quesos, yogures, cremas, mantecas, etc. Este tipo de grasa junto con las llamadas grasas “trans” son las responsables de la mala prensa que padecen las que sí son beneficiosas para la salud. Las grasas trans están prohibidas actualmente en la elaboración de productos industrializados, como galletitas, alfajores, etc. Pero aun así, no estamos exentos de su generación interna por el organismo, debido a que muchos de estos nombrados alimentos sí contienen en su composición, aceites hidrogenados, como la margarina, que en nuestro cuerpo se transforman en grasas TRANS. Sumado a que este tipo de grasas no solo generan alteraciones cardiovasculares, colesterol, triglicéridos y problemas hepáticos, entre otros, sino que además el organismo tiene la imposibilidad de eliminarlos, cosa que si es posible con las grasas de tipo saturadas. Huyamos!

Ahora sí, hablando de lo que nos beneficia al cuerpo físico y energético, nos dedicamos a mencionar las grasas “insaturadas”, no solo son necesarias sino también beneficiosas para reducir, evitar y reparar el daño ocasionado por las anteriores mencionadas. Nos ayudan a bajar el colesterol, triglicéridos, hiperglucemias, alteraciones cardiovasculares, ACV, como a mantener la buena salud neurológica, y el correcto desarrollo cognitivo en los niños en desarrollo.

Bueno, ¿dónde las encontramos?

Semillas (chia, lino, sésamo, girasol, etc) frutos secos (mani, almendra, castaña, nuez, avellana, etc), aceites crudos, es decir no fritos (oliva, girasol, maíz, coco), palta, coco rallado, pasta de mani y derivados de los frutos secos.

¿Y cuáles son las consecuencias de no consumir grasas saludables? Las siguientes son algunas; alteraciones neurológicas, enfermedades cardiovasculares, amenorra (falta de menstruación), desarrollo cognitivo y del sistema nervioso, déficit en el transporte de vitaminas liposolubles (D,E, A etc), déficit energético , déficit en la termoregulacion corporal , sistema inmune (ACIDOS GRASOS ESCENCIALES) envejecimiento prematuro (VITAMINA E).

Las etapas críticas, es decir donde es aún más importante mantener una buena ingesta de grasa diaria, son la infancia y la vejez, pero en todas las etapas es vital, por lo antes mencionado. En conclusión, debemos consumir diariamente grasas en nuestra alimentación, la cuestión está en saber elegir con consciencia.

Radio de La Azotea