Home > Columnas > Palabra de Susy Scandali

Palabra de Susy Scandali

Imbéciles

Me quedé absorta, mirando esas imágenes y quizá tomé conciencia más que nunca de algo que venía pensando hace rato y que compartíamos con preocupación muchas y muchos: en qué enferma está la sociedad, que enfermos estamos…

Más aun: cuánto nos enfermaron quienes nos dijeron y nos dicen hasta el cansancio que cuando vivíamos mejor estábaos viviendo una mentira. Cuándo nos enfermaron echándonos la culpa de lo que no supieron -o no quisieron- hacer. Cuánto nos enfermaron haciendo que nos enfrentáramos…

Psicópatas de manual y para colmo con poder, enfermaron a todo un país haciéndole creer que podía, con total impunidad, hacer cosas como la que vi y me dejó paralizada frente a la computadora.

Hace un par de dias accedimos a una imágen dolorosa y que generó miles y miles de opiniones, a favor y en contra. Como si semejante atropello pudiera ser opinable…

Los pibes, cartoneros, estaban robando canastos de basura. Canastos de basura! No dólares, no pilchas de marca, no autos. Canastos de basura! Y ojo que no digo que esté bien, digo que eran canastos de basura…

Un vecino los vio y decidió hacer -dijeron algunos medios- «justicia» por mano propia. Pero la justicia es otra cosa y no está en nuestras manos. No en un estado democrático, mal que le pese a la ministra de Seguridad, que alienta a que la ciudadanía ande armada.

El vecino los ató al carro y los hizo trotar como caballos, los hizo repetir una y otra vez que eran «rastreros», les hizo cantar el himno nacional y les pegó cuando se equivocaban. El diario Crónica tituló que el vecino «escarmentó» a los cartoneros. Me permito disentir.

Eso no es justicia ni escarmiento. Es humillación. Los humilló, los maltrató. Les hizo un daño enorme, porque ahora, demás, seguramente están con bronca. Con más bronca.

Que sin dudas ya la tenían por no haber contado con las mismas oportunidades que muchos otros jóvenes. Por nacer pobres y no poder salir de la pobreza. Porque sus padres seguro que no tienen trabajo y por supuesto que ellos, tampoco. Porque difícilmente vayan a la escuela. Bronca de que los miren torcido, porque van mal vestidos y sucios. Bronca porque los estigmatizan, porque los rechazan. Porque pasan hambre, porque desean lo que probablemente nunca puedan tener, no mientras gobierne al país precisamente quienes los echaron a la pobreza.

Si ya tenían bronca por todo esto, digo, ahora tendrán mucha más.

Mientras tanto, ese vecino «justiciero», prototipo de tantas y tantos que se envalentonan con los desvalidos, es probable que se banque a los que le roban millones de dólares a todo un país, ellos incluídos. Hasta quizás los haya votado. Y por ahí, los vuelve a votar. Y es que se lo ve muy poco inteligente al tipo y a los que son como él. Muy llenos de odio, muy «estos negritos son todos iguales». Muy imbéciles

https://radiocut.fm/audiocut/editorial-variete-31-mayo/

Radio de La Azotea