Home > Columnas > Palabra de Susy Scandali

Palabra de Susy Scandali

Palabra de Susy Scandali

Creo, me parece, intuyo, que no es tiempo de ser puristas. No es que tenga la verdad revelada, pero estoy casi segura de no equivocarme.

Porque cada noche hay más gente durmiendo en las calles. Los cajeros de los bancos, ya vienen a ser hoteles de lujo para muchos sin techo que pelean los lugares que les asegura pasar la noche calentitos especialmente cuando afuera cae la lluvia, aunque tengan que bancarse la impiadosa luz sobre los ojos.

Porque ser pobre hoy, no es solamente no llegar a fin de mes. Y para llegar a fin de mes hay que cobrar algo, una jubilación, una pensión, el sueldo, algo. Y son cada vez más los que no cobran nada…

Porque ser pobre hoy no es solamente no tener un plato de comida. Ser pobre es, además, no poder enfermarte porque si vas al Hospital van a tardar en atenderte, aunque tengan buena voluntad quienes forman parte del equipo de salud. Porque en los hospitales casi no hay insumos, porque es muchísima la gente que quedó sin cobertura y  ocupa las camas, las camillas, las sillas de ruedas hasta en los pasillos…

Y porque nos están matando a las pibas y a los pibes, bajo el amparo de doctrinas que dejan a la ciudadanía sin derechos.

Y esta gente, estos pobres, estos nuevos pobres, esta gente que se cae diariamente del sistema, esta gente que abarrota los comedores, esta gente que engrosa dia tras dia el frio porcentaje de pobreza en la Argentina, estás mamás con sus críos llenos de mocos a cuestas intentando sobrevivir, estas pibes y estos pibes mal alimentados que tendrán problemas de crecimiento y comprensión cuando sean grandes, esta gente, estos pares nuestras y nuestros, no pueden esperar.

Por eso, me parece que no se puede ser puristas. Que ser puristas hoy, es tener la panza llena y que no te importe que muchas y muchos no la tengan. O que se llénen la panza de fideos y arroz, hidratos puros que sacan del paso y engordan, pero no alimentan.

Ser puristas, es comerte tu asadito al mediodía, tomarte tu birra con papitas a la noche y quejarte y putear, mientras decís que habría mejores opciones pero también sabés que es imposible, que es ahora o nunca, que es lo que tenemos a la mano o desaparecemos.

Muchas veces dije que me gustaría que me escuchara alguien que se hubiera equivocado de dial, asi por ahí, le hacía reflexionar y se cruzaba de vereda. Mirá vos mi pretensión.

Hoy lo único que me interesa es que me escuches vos, que estás de este lado y que por ahí no estás del todo conforme. A vos te pido: no pensés en vos. Hacé lo que proclamamos durante años, cuando dijimos que “la patria es el otro” y metele pata, que no tenemos tiempo.

Radio de La Azotea