Home > Entrevistas > “Lo que moviliza todo es el amor”

“Lo que moviliza todo es el amor”

La cantora venezolana Cecilia Todd, una de las voces más importantes de la música latinoamericana, valoró la “canción de raíz” y aseguró que “la música es una de las vías más directas que tenemos para llegarle a la gente”, en la entrevista que le realizó Sebastián Echarry para el programa Rabia al silencio, que se emite los miércoles de 17 a 19 por FM De la Azotea.

La intérprete de “Pajarillo verde” habló sobre la actualidad de su país y catalogó de ridículo que hayan ubicado a Venezuela como una amenaza para Estados Unidos. “Nosotros sabemos que no son las bombas las que nos van a caer encima, es lo que estamos viviendo ahora mismo. Nos están cercando con el desabastecimiento. Están repitiendo pero corregido y aumentado lo que pasó en Chile pre golpe contra Allende”, afirmó Todd.

Su objetivo de llevar la música folklórica venezolana por todos los caminos posibles la ha llevado a cantar en más  de 30 países, incluyendo casi todos los países de Latinoamérica, Estados Unidos y otros lugares remotos, como Turquía, Finlandia, Siria, Holanda, Inglaterra y Japón, entre otros lugares.

Dueña de una voz clara y una especial expresión musical, se ha convertido en la sonoridad de un lugar, en la sensibilidad de un pueblo. Posee en su manera de abordar el arte una profundidad capaz de llevar consigo el legado ancestral de Nuestra América.

Cecilia Todd ha compartido escenario con los más importantes músicos de habla hispana, como Joan Manuel Serrat, Mercedes Sosa, Chico Buarque, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Astor Piazzolla, Cacho Tirao y tantos otros.

En mayo pasado, fue una de las propuestas artísticas del Encuentro de la Canción Social “Canto de Todos Argentina 2015” en Buenos Aires, junto a Ricardo Flecha(Paraguay), Vicente Feliú (Cuba), Luis Enrique Mejía Godoy (Nicaragua), Dúo La Trova (Argentina), Francisco Villa y Patricia Carmona (Chile), Alejandra Rabinovich (Argentina), Dúo Negro y Blanco (Bolivia), Pedro Munhoz (Brasil), Myriam Quiñones (Perú), Gabo Sequeira (Argentina), Gloria Arcos (Ecuador), Paula Ferré (Argentina), Jaz Arenas (Colombia) y Alejandro Jusim (Argentina).

¿Qué significa para vos el concepto “canto de todos”?

Es la vida misma, porque el canto es de todos. A nuestro queridísimo amigo, padrino, compañero, hermano Vicente Feliú se le ocurrió este proyecto hace ya años y ha ido juntando a través del tiempo y de los países gente, amigos, que tenemos todos la misma inquietud, la misma sensibilidad por decirlo de alguna manera. Es alegría, es encuentro, el compartir la amistad que es mucha e intercambiar experiencias, preocupaciones, angustias de nuestros países, de lo que sucede en la música, de lo que políticamente está pasando. Se trata de eso, de un encuentro maravilloso, entre amigos y una retroalimentación.

¿Cuál es el aporte que puede dar la canción social a la realidad latinoamericana?

La música es una de las vías más directas que tenemos para llegarle a la gente. Tenemos todos que aprovecharlo y es una responsabilidad que tenemos. Todo lo que uno dice tiene una trascendencia, así que debemos aprovechar esa posibilidad maravillosa y directa que tenemos para llevarle alegría y tranquilidad a la gente, que es muy necesario, porque no solamente tiene que ser una canción que permanente esté denunciando, aunque ya hemos logrado cosas imposibles de imaginarse años atrás.

¿Puede haber alguna transformación sin que esté acompañada de la alegría?

No puede haber, porque cuando uno quiere, necesita y ansía un cambio lo único que mueve a esa transformación es definitivamente el amor. El amor es alegría. Si no sintiéramos el amor hacia nuestros países, hacia el mundo, hacia el ser humano, no surgirían estos movimientos, estas ganas de transformar, que no se han quedado en ganas sino que ya se ha ido al hecho. Y lo que moviliza todo esto es el amor.

¿Hay una vuelta a la canción de raíz?

Eso debiera ser así. Creo que eso es indispensable. La canción social que nos une ha cambiado las temáticas a través de los años pero sigue teniendo la misma importancia y responsabilidad. Una de las responsabilidades mayores que tenemos es defender lo nuestro, nuestras tradiciones, nuestra cultura, porque toda la invasión de la música netamente comercial es realmente avasallante y nada gratuito. Lo que quieren con esto, entre otras cosas, es desdibujarnos, borrarnos. Yo creo que por encima de todo tenemos que agarrarnos cada vez más a nuestras raíces, a lo que nos identifique, y luchar por eso. Porque al final de eso se trata todo este movimiento de cambio en Latinoamérica: lucha por lo que cada uno es, lo que nos identifica. Por eso es muy importante volver a hacer raíces y trabajar con ellas. De ahí venimos y para saber a dónde vamos hay que saber de dónde venimos.

¿Qué es la música para vos?        

Es todo. Es la vida. Siempre he estado ligado a ella. No concibo la vida sin la música porque nacimos juntas. Hemos estado siempre caminando en pareja. O sea que en la vida es indispensable como respirar, como el cielo. Conozco pocas personas que no tienen música en su vida. Sea la música que sea, está completamente ligada al ser humano, siempre. Es imposible no tener a la música presente todos los días de la vida.

¿Cómo encontrás la salud de la canción testimonial latinoamericana?

Tiene muy buena salud, está muy rozagante. Estos encuentros son una maravilla. Son indispensables para conocer lo que está pasando, uno tiene siempre la inquietud de saber qué se hace en Colombia, en Bolivia, en Argentina. De alguna manera siempre estamos ligados y conectados, pero cada vez hay más gente apostando a eso y se nota. Por lo menos en Venezuela, que estamos en momentos de cambios importantes, han surgidos muchos grupos nuevos y cantautores que han apostado a la música venezolana. Se han dado cuenta que es lo que hemos venido mamando desde que nacimos. Hay otro tipo de manifestaciones, por supuesto, gente haciendo cosas muy buenas. Yo creo que aparte del contenido de la canción también la calidad en la música, en la interpretación y en los instrumentos también hay que desarrollarlos. Hay que reproducir lo que dice el pueblo, las manifestaciones culturales de cada quien, las formas de vivir, las formas de sentir. Y eso es maravilloso, tiene una riqueza infinita.

¿Cómo se construye la identidad cultural de tu música?

Siempre me he sentido primero muy, muy venezolana y muy latinoamericana. Inspirada e identificada con todo lo que ha pasado en Latinoamérica durante tanto tiempo musicalmente.

¿Cómo está la realidad venezolana hoy?

Eso nos llevaría bastantes horas para hablar, pero estamos viviendo momentos muy difíciles. Creo que ni siquiera nosotros nos hemos dado cuenta de lo difícil que es. Tengo la esperanza de que vamos a salir de esto, pero estamos viviendo una guerra de verdad. Cuando Obama dijo que somos una amenaza para Estados Unidos, aparte de la ridiculez que significa, nosotros sabemos que no son las bombas las que nos van a caer encima, es lo que estamos viviendo ahora mismo. Nos están cercando con el desabastecimiento. Están repitiendo pero corregido y aumentado lo que pasó en Chile pre golpe contra Allende. A cada momento se descubre falta de medicamentos y alimentos que no se consiguen. No hay medicamente para la presión alta, no hay leche para los niños, no hay carne, no hay nada. Y lo tienen acaparado porque todas las semanas se descubren toneladas de alimentos en descomposición y medicamentos guardados. Es un momento muy serio. Vamos a salir de eso, además somos un bloque, cada vez estamos más juntos los latinoamericanos y estoy segura que todos nos van a ayudar a salir de esto, pero hay que estar pendientes.

Escuchá la entrevista

Radio de La Azotea