Diciembre 2001 y el surgimiento de la asamblea de Temperley

Las asambleas surgieron luego del levantamiento del 19 y 20 de diciembre como respuesta a la crisis social que se vivía. Después de haber liquidado las conquistas obreras arrancadas en luchas de más de un siglo, luego de haber provocado una desocupación masiva sin precedentes. La política de los Menem, De la Rúa y Duhalde que  terminó por confiscar de un modo brutal, también a la clase media y hasta a una parte de la propia burguesía determinó el origen del levantamiento popular de diciembre de 2001. Por otro lado, las asambleas planteaban nuevas formas de organización,  la horizontalidad de la relación entre sus protagonistas, así como la recreación entre ellos de lazos de solidaridad y confraternización humana. Por Patricia Rodríguez para ANRed

La Asamblea de Temperley

En ese contexto, luego del 19 y 20 de diciembre de 2001 al grito de “que se vayan todos para que no nos sigan robando, para frenar a los  bancos, a los hipermercados en el saqueo cotidiano”, el 20 de enero de 2002, en las cercanías de la estación de Temperley, aproximadamente  200  vecinos salieron a la calle espontáneamente con cacerolas y la bronca de gritar “ya basta”. A partir de ese momento,  la plaza Espora de Temperley  comenzó a ser un lugar de encuentros, recuperando un espacio público para reconocerse y discutir  problemas propios  y soluciones, proponiendo solidaridades. Las reuniones comenzaron a instituirse los días sábados, a partir de las 14 hs.

En forma grupal, los miembros de la Asamblea de Temperley dispusieron enunciar en forma escrita y pública los principios que los convocaban. Sostenían que no se sentían representados por sus gobernantes y consideraban que vivían en una democracia formal, limitada, por lo que planteaban profundizar la democracia para decidir entre todos el futuro deseado. También concebían a la asamblea como un espacio en el cual la palabra de todos podía ser escuchada y las decisiones tomadas en conjunto. Entendían a  la asamblea como un espacio donde podían convivir distintas formas de pensar, teniendo como denominador común el objetivo de cambiar esta realidad de descomposición social, construida durante 25 años por gobiernos militares y democráticos. Caracterizaban a estos gobiernos como gerentes de los intereses internacionales y de los capitales nacionales concentrados,  que sólo actuaban desconociendo las necesidades populares.

También subrayaban la importancia de rescatar la actividad política del conjunto de la población en función de discutir las alternativas de solución, rechazando el concepto de delegación de la representación en las autoridades surgidas del acto eleccionario, por otro lado, el rechazo se había hecho tangible unos meses antes, en las elecciones de octubre de 2001 donde el voto bronca había  plasmado  la crisis y desprestigio de los principales partidos políticos. Situación que permitió que estos dirigentes se sintieran dueños de los destinos populares. Por lo que impugnaban a todas las organizaciones que decían representar los intereses del pueblo y actuaban a sus espaldas, impidiendo una genuina participación, de la misma manera, rechazaban toda forma de represión y a toda organización política que se presentara como alternativa, pero que no emanaba de la genuina participación popular y que en los hechos era una continuidad del sistema político.

Asimismo, repudiaban a todos  los periodistas y  medios de comunicación  hegemónicos  que ocultaban y deformaban la realidad, intentando confundir al pueblo para que este no interprete la realidad

Destacaban que la  política neoliberal que llevó al abandono de funciones indelegables del estado pretendía convencer que el problema era solamente el sueldo de diputados y senadores. Reclamaban por el saqueo permanente al que  sometían al conjunto de la población  los concesionarios de las empresas de servicios privatizadas, los hipermercados con su incesante remarcación de precios, a las petroleras, a los bancos y sus gerentes, a los políticos de turno, a los representantes de los sucesivos gobiernos radicales, justicialistas y en aquel momento, por el gobierno de Eduardo Duhalde.

Por lo tanto, declaraban proponer la defensa de los derechos humanos invocados en la Constitución Nacional como el derecho al trabajo, la salud, la educación pública, la justicia, la vivienda. Rescataban la participación y el debate político. Promovían la unidad de los trabajadores ocupados, desocupados, jubilados, estudiantes, pequeños y medianos comerciantes, víctimas de las políticas instrumentales de los últimos 25 años. Entendían como indispensable trabajar por la construcción de un nuevo sistema democrático que posibilite la participación popular, el control de los gobernantes, la revocatoria de los mandatos,  el debate en conjunto del destino del país  que asegurase una vida digna para las mayorías populares.  Sostenían que controlar al gobierno municipal era una forma de ponerlo  al servicio de la solución de problemas vecinales. Enunciaban la necesidad de rescatar los espacios públicos como lugares de encuentro que se habían abandonado durante la etapa neoliberal, donde circularan solidaridades como paso previo de cualquier intento serio de construcción alternativa.

Actividades de la asamblea

Durante el año 2002, en el área educativa se registraban no sólo el pago irregular de los salarios docentes, fraccionados en cuotas, con bonos, tickets, patacones, sino también reducciones y descuentos en los salarios docentes y empleados del estado, reducciones presupuestarias como consecuencia de ajustes fiscales, deterioro de las condiciones de trabajo, edilicias y de infraestructura por falta de recursos presupuestarios, flexibilización de contratos laborales, precarización del empleo. Por lo tanto, el 2 de febrero de 2002, la Asamblea de Temperley formó parte de una movilización al Consejo Escolar con docentes y padres. Para la misma,  fecha  comienzan a participar en la Asamblea Interbarrial de Parque Centenario cuyo origen data del 13 de enero de 2002 y apareció, al menos en sus comienzos, como un emergente de coordinación entre las más de treinta asambleas que venían funcionando desde el mes de diciembre en Capital Federal y, en menor medida, en el Conurbano bonaerense como la asamblea de Zona Norte (frente a la Quinta de Olivos); La Plata, Berisso y Ensenada; Zona Oeste (en la Unión Ferroviaria de Haedo); Zona Sur, Lomas de Zamora, Temperley, Longchamps, Burzaco, Remedios de Escalada, etc. 

El 3 de febrero  concurren al escrache frente a la Comisaria  N° 1 de Lomas de Zamora y  se comienza a participar en la interbarrial conformada por las asambleas de Lomas.

Sucesivas actividades se van dando durante ese verano, como la intervención en el escrache a Edesur denunciando los tarifazos y  sucesivos cortes del servicio por falta de pago el 25 de febrero. El 13 de marzo  integraron el escrache  masivo a la casa de Duhalde. El 17 de marzo concurrieron a la primera Asamblea Nacional que se llevó a cabo en el  Parque Centenario, reuniendo a alrededor de 150 asambleas de todo el país. 

El 24 de marzo, las asambleas barriales, la asamblea de Temperley, organizaciones de derechos humanos, piqueteros, partidos, sindicatos y mucha gente suelta colmaron la Plaza y Avenida de Mayo. Las asambleas, encolumnadas detrás del sindicato de los motoqueros cantaban: “Se creían que nos habían cagado, porque estábamos desorganizados, pero ahora con lucha y con paciencia se ha formado la nueva resistencia”. Pero, la consigna principal “Que se vayan todos, que no quede ni uno solo” se escuchó desde la nutrida columna de las asambleas” en la  marcha nacional del Congreso a Plaza de Mayo. 

El sábado 6 de abril a las 15, 30 hs la asamblea había organizado una de sus primeras actividades, un festival musical solidario. Solicitaban acercarse con alimentos no perecederos, pañales, útiles escolares, etc. Proponían bajo la consigna “Juntos transformemos la realidad por una sociedad para todos” compartir comidas, títeres, murga, tango, rock y chámame. La incipiente feria de la asamblea de Temperley comenzaba a dar sus primeros pasos.

Para el  sábado 13 de abril organizaron un  festival en la Plaza Espora donde vecinos y artistas de la zona se juntaron para recaudar alimentos para el comedor “Bichito de Luz”. Se trataba del primer impulso para la movilización cultural del barrio, con la presencia de las Asambleas de Puente Saavedra, Lomas, Longchamps, Adrogué.  A lo largo de esa tarde desfilaron  grupos de rock, tango y folclore. El festival  comenzó a las 16 hs y finalizó a las 20 hs

El 20 de abril formaron parte del escrache a Ferrocarriles Metropolitanos, dado que las  degradadas condiciones de prestación del servicio de trenes  a causa  de la connivencia entre funcionarios del entonces Gobierno Nacional, empresarios, funcionarios del ente de control y los sindicatos, quienes -a los fines de obtener beneficios particulares-tuvieron a la calidad del servicio como variable de ajuste. También se participó del cacerolazo nacional.

El 1 de mayo, conmemoración del día del trabajador,  organizaron una olla de mate cocido en la Plaza de Temperley  y  una marcha a las puertas de Brukman, fábrica textil, recuperada por los trabajadores y vuelta a poner en funcionamiento, luego irían a Plaza de Mayo. La Asamblea de Temperley, ese día llevó  su solidaridad  a Brukman, exigiendo la estatización bajo control obrero. 

 El 5 de mayo participaron en la  reunión de asambleas contra el tren que transporta metanol, que si bien se consiguió un amparo legal por considerar que es una amenaza de “envenenamiento e intoxicación masiva”  evitando el paso del tren con metanol, la circulación se estableció por vía carretera con subsidio del estado. Para la misma fecha, otro grupo acompañó  la toma del Consejo Escolar de Lomas protagonizada por docentes y padres, en reclamo del desabastecimiento de los comedores escolares. 

Durante los primeros días de mayo, la Asamblea de Temperley coordinó junto a otras asambleas vecinales, movimientos ambientalistas y Greenpeace una marcha a la plaza Mitre de Monte Grande para expresar el rechazo por la instalación de un basurero nuclear, en Ezeiza. Se trataba de la instalación de residuos nucleares provenientes de Australia  que terminaría contaminando las napas de agua. El proyecto tenía media sanción en el Senado y se trataba de evitar que Diputados lo aprobase. Para la misma época, también se participó junto a otras asambleas, en Gerli,  contra el cierre de estaciones del ferrocarril metropolitano

Para el 18 de mayo, la Asamblea de Temperley , formó parte de la recientemente constituida  Asamblea Interbarrial de Zona Sur en Remedios de Escalada, como  un espacio intermedio de articulación entre las distintas Asambleas de zona sur,  proponía  potenciar los reclamos de los vecinos y, a la vez, crear un lugar en donde poder discutirse objetivos comunes.

El 25 de mayo, festejando el día patrio, con la clara intención de reconstruir el entramado social en el barrio, organizaron un  guiso carrero en la Plaza de Temperley. 

El 29 de mayo, la CTA, el FTV y la CCC,  agrupaciones estudiantiles y empresarias, habían efectuado  más de mil cortes de ruta y actos como  jornada de protesta contra la política económica. Se trataba de una rebelión nacional contra la entrega, el hambre y la desocupación. Uno de los cortes en puente La Noria  tuvo como protagonistas a la Asamblea Temperley. El mismo día también llevaban a cabo un cacerolazo en la  plaza  de Temperley. 

El 31 de mayo, miembros de la asamblea forman parte de una  charla debate con los trabajadores de Brukman en el Instituto Lomas.

Segunda etapa de la Asamblea de Temperley

Los encuentros de los días sábado convocaban a más de 80 vecinos de Temperley, entre ellos: Antonia, Luciano, Eduardo Vázquez, Javier, Lía Romero, Marcelo, Guillermo y Marina, Sandra de Alba, Mónica Rúa, Dante y Claudia, Esteban Garmendia, Jorge, Marta Remotti, Ale Bernabé, Carlos Macarroni,  Manfred Heidecker, Patricia Rodríguez, Moira, Fabio Núñez, Ely Day, José Piquer,  Javier Aparicio, Margarita, Kuky, Alicia de Vago, Susana Kramer, Pablo, Carolina Pérez, Fran, Rosa Illescas, Karen Trama, Norma Licari, Diego Touriño, Néstor, Chiquito Belliboni, Hugo Lorenzato, Eva López. Luego de actividades ligadas a las movilizaciones, marchas, escraches y cacerolazos, la dinámica de la Asamblea fue modificándose, dando paso a otro tipo de tareas de base territorial: ollas populares, feria, desayuno comunitario, festivales. Si bien, durante las reuniones de los  sábados, uno se encargaba, medianamente de coordinar las exposiciones y debates  que concernían a problemáticas nacionales y locales, hubo la necesidad de organizar las acciones discutidas, entonces se formaron las comisiones de trabajo como:

Comisión de Juventud: La comisión de jóvenes de Temperley era un espacio en el cual los jóvenes se reunían para tratar de debatir y llevar a delante las diferentes problemáticas de la juventud. En aquellas reuniones se fueron organizando  distintas actividades, entre ellas, una fiesta que tenía la finalidad de recaudar fondos. La fiesta había sido programad para  el sábado 22 de junio a las 22 hs en el Centro Cultural Roberto Arlt, en la calle Liniers casi esquina Coronel Suárez. Durante dicho  festival desfilaron diferentes  bandas,  se proyectaron documentales de contenido social, también malabares, murgas,  teatro. La Comisión de Jóvenes se reunía  los días jueves a las 18 hs en Plaza de Temperley o 18 30 hs en la puerta del instituto Lomas. Se abocaban al tratamiento de temas relacionados con la educación y la cultura. La integraban Federico Hauscarriaga, Andrés Calabria, Aymará Heidecker, Estela Cabral, Diego Moreira, Celeste Quatromano, Matías Velázquez, Paula Landoni, Gustavo Panno, Ignacio, Gonzalo, Eli, Nico, Jorge, Maxi.

Comisión de Trabajo: fue la responsable de organizar la feria artesanal y de oferta de servicios y trabajo. La feria se realizaba todos los sábados a partir de las 10 hs hasta las 16 hs en la plaza Espora de Temperley. El objetivo era proporcionar un espacio solidario sea de trueque o servicio o  de productos artesanales. El requisito era acercarse al grupo de trabajo que se reunía los viernes a las 19 hs o los sábados a las 14 30 hs en la asamblea. Durante las reuniones de los viernes se acordaban detalles y normas de funcionamiento. Asimismo la comisión de trabajo organizaba la conformación de grupos de trabajo con personas que se encontraban sin empleo en función de capacitarse e iniciar una actividad laboral en la elaboración y comercialización de diversos productos alimenticios (pizzas, pastas). Invitaban a todos aquellos que poseían o no un oficio y se encontraban desocupados. La comisión la integraban Mónica, Sergio Guerrero, Jimena, José, Marcos Ibarra

Comisión de Prensa: la comisión de Prensa se reunía en el Bar Splendid los martes a las 19 hs. se encargaba de difundir las actividades y  posicionamientos de la asamblea a través de boletines, volantes, comunicados. La integraban Fabio Núñez, Elizabeth Day, José Piquer, Cristina Hanuch, Sebastián, Ana María. 

Comisión de Salud: se reunían los martes a las 19 hs en la Casa de la Resistencia y Unidad Popular. Formaban parte de dicha comisión Susana y Laura

Comisión Ferrocarril: los días  jueves a las 19 hs se encontraban Javier Aparicio, Ricardo Sayas entre otros, en el centro cultural Roberto Arlt ,  en las calles  Coronel Suarez y Liniers para tratar temas relacionados con el ferrocarril. La comisión recuperemos al tren apoyaron  la lucha de los ferroviarios que terminaron reingresando al ferrocarril después de los despidos masivos  y armaron la lista naranja de oposición 

A partir del 6 de julio la comisión de trabajo da mayor impulso a la feria artesanal de oferta de servicios y trabajo que se realizaba los sábados a partir de las 10 hs hasta las 16 hs en la Plaza Espora de Temperley. El objetivo era proporcionar  un espacio solidario  a los que quisieran participar  o que dispusieran de productos artesanales o quisieran ofrecer servicios en forma directa o a través del trueque. Asimismo la comisión de trabajo impulsaba la conformación de grupos de trabajo con personas que se encontraban sin empleo para capacitarse e iniciar una actividad laboral en la elaboración y comercialización de diversos productos alimenticios, se invitaba a todos aquellos que poseían o no un oficio y se encontraban desocupados. La asamblea brindaba un desayuno comunitario, además música y demás actividades culturales que acompañaban a la feria. Casi mil personas desfilaban  todos los sábados  por los 25 puestos armados al aire libre.

El 26 de junio de 2002, Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, ambos militantes de la Coordinadora Aníbal Verón fueron asesinados a balazos durante una represión policial ejercida en medio de una protesta, en la estación de Avellaneda. En dicha movilización,  se encontraba presente, Estela Cabral, miembro de la Comisión de Jóvenes de la Asamblea de Temperley. Estela, para resguardarse de la balacera que continuó muchas cuadras después de la estación Avellaneda,  debió correr hasta la estación lindera de Gerli para protegerse. Un taller mecánico le dio cobijo en sus instalaciones, al igual que a muchos manifestantes. Sin embargo fue tomada prisionera entre los 160 presos de la represión. Otras 33 personas sufrieron heridas por disparos de los efectivos y 160 manifestantes quedaron detenidos. 

La desazón circuló entre los asambleístas, sumado a la tergiversación de los hechos por parte de los medios de comunicación y la intención del gobierno de implantar miedo. Al día siguiente, la reacción de la gente fue contundente,  miles de personas marchaban desde el Congreso hasta Plaza de mayo para reclamar el esclarecimiento de los hechos y la renuncia del Duhalde.  Para llegar al Congreso, los manifestantes que venían de la provincia tuvieron que sortear varios retenes policiales. En la estación Constitución, la Policía Federal revisó los bolsos que le parecían sospechosos. La estación estaba repleta de policías y guardia de infantería. El Gobierno intentó meter miedo con declaraciones. Pero piqueteros, partidos de izquierda, asambleístas y estudiantes produjeron, tomando en cuenta la urgencia y el clima de miedo, una movilización ejemplar y masiva. Los cánticos, las lágrimas, los relatos, las anécdotas un atardecer pleno de sentido. Esa tarde, un grupo de la Asamblea de Temperley, junto a otros se detuvo en la entrada de Canal 13 para hacer oír mediante cánticos su repudio por ocultar y deformar la realidad.  

El viernes 12 de julio a las 10 hs, convocaban a los vecinos de Temperley frente al municipio  para exigir la implementación de la Ley  12 698 y la Ordenanza 10 077 que establecía la reducción del 40 % de la tarifa eléctrica para las personas de escasos recursos.  Además pedían la exención del pago de servicio eléctrico para desocupados o quienes percibían escaso ingresos, una tarifa social, condenación de deudas y eliminación del cobro del alumbrado municipal en la factura de EDESUR. 

El 26 de julio, a un mes de la Masacre de Avellaneda, la Coordinadora de Jóvenes Zona Sur, integrada por la Comisión de Jóvenes de la Asamblea de Temperley organizó una  jornada de lucha por dignidad, trabajo y cambio social a las 10 hs en Puente Pueyrredón. También pedían  castigo a los responsables materiales e intelectuales de los asesinatos de Maxi y Darío. La actividad se llevó a cabo con un corte en Puente Pueyrredón, exposición de fotos, radio abierta, murales, murga, festival y una  olla popular.

El 24 de agosto, en Brukman, se habían reunido las fábricas ocupadas bajo control obrero  para preparar el segundo encuentro nacional que se llevaría a cabo el 7 de s septiembre. El objetivo era repensar tácticas para defenderlas del desalojo y poner bajo control obrero toda fabrica que cerrase.  La asamblea de Temperley se hizo presente junto a delegaciones sindicales, agrupaciones políticas, asambleas vecinales. 

El 28 de agosto, la asamblea de Temperley, junto a las asambleas de Lomas, Barrios de Pie, PO, CTA, Asociación de Profesionales de la Salud, MTL, Casa de la Unidad y la Resistencia Popular, MAS, PTS  y otros más habían conformado una coordinadora para frenar la privatización del cobro de deudas municipales.  Convocaban a una movilización al municipio para exigir la derogación  de la Ordenanza 10 172 que privatizaba el cobro de las deudas de  tasas municipales y la entrega de un petitorio de seis puntos. Alrededor de 300 vecinos se dieron cita en Boedo y Pavón bajo la bandera  que enarbolaba el reclamo general: “No a la privatización de tasas, basta de hambre, ajuste y represión”. La respuesta desde el municipio llegó  el 6 de septiembre, mediante un ofrecimiento de quita de multas, recargos, ofreciendo un plan de facilidades de pago 

Los aprietes. “Si bien nuestro sueño es utópico,  ya es su pesadilla y eso es bastante”.

El sábado 20 de julio de 2002, al concluir la asamblea y la feria comunitaria, un integrante de la Comisión de Jóvenes   fue abordado por dos sujetos entre 30 y 40 años que lo amenazaron de muerte, mientras subía al tren. Este hecho  no fue aislado ya que días previos un grupo de jóvenes de la asamblea fue perseguido por dos individuos. Ante tal situación,  la Interbarrial de Lomas de Zamora, integrada por las asambleas de Temperley, Lomas Este, Lomas Centro y Fiorito hacían un repudio público  por las  persecuciones y  aprietes que venían sufriendo los asambleístas. Llegaban a la conclusión  que lo hacían porque sentían miedo  a un pueblo que estaba generando espacios de organización. Si bien consideraban que el miedo no era algo nuevo pero admitían que  desde el mismo miedo  habían aprendido que la acción conjunta, la solidaridad y la organización eran la mejor respuesta. Por lo tanto, concluían afirmando que frente a cada ataque se paraban todos juntos diciendo “todos somos uno”, también hacían responsables a Duhalde y Sola de la seguridad e integridad de  todos los militantes sociales.

El 27 de julio, casi un mes después de la masacre de Avellaneda, Matías, de la Asamblea Vecinal de Temperley, salía de su casa. A dos cuadras, dos sujetos, en pleno día, lo molieron a palos, en la parada de un colectivo en pleno día. Uno le pidió fuego y el otro lo golpeó por detrás en las piernas, haciéndolo caer, mientras lo amenazaban: “Cortala con lo del boleto”. Lo que siguió fue una lluvia de patadas. “Tenían borcegos negros, iguales y nuevitos. Uno tenía campera de cuero negra; el otro, campera negra inflada. Los dos con cara de colimbas y corte de pelo típico”. Interrumpieron, dos segundos, cuando se detuvo un colectivo. Después siguieron. Uno de ellos le pisoteó la espalda, “como si apagara un pucho”. Apenas pudo arrastrarse hasta su casa, cerró las ventanas, intentó calmarse y comenzó a llamar a sus amigos. Necesitaba hablarlo.  Matias procedió a ser revisado en el Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora, el domingo 28 de julio donde le diagnosticaron un desguince de rodilla derecha. Al mismo tiempo, acompañado por una abogada de la Asamblea vecinal y dos abogados de Organizaciones de DDHH radicaron la denuncia bajo la carátula “Lesiones y amenazas, Velázquez Matías. El mismo sábado 27 de julio, una de las jóvenes de la asamblea de Temperley  fue intimidada cerca de su domicilio, desde la vereda de enfrente de su casa, dos desconocidos hacían pasar  su dedo índice  por el cuello, gesticulando que la iban a degollar y le gritaban que se cuidara

El miércoles 31 de julio, los vecinos de la Asamblea Popular de Temperley realizaron un acto frente a la estación ferroviaria de la zona en repudio a las amenazas y golpes recibidos por un integrante de la comisión de jóvenes de la Asamblea, que habían venido participando de una lucha por el boleto estudiantil y becas para estudiantes secundarios. Con radio abierta y conferencia de prensa, subrayaron  que a la represión se la enfrentaba con unidad y organización y así fue la respuesta inmediata de distintas asambleas, agrupaciones sociales, políticas, organismos de DDHH  que se solidarizaron con la asamblea de Temperley. En el acto estuvieron presentes la Coordinadora piquetera Aníbal Verón, el PTS, la CTA, el MAS zona sur. Consideraban que no se trataban de hechos aislados, sino de una metodología represiva que se venía  implementando y agudizando contra los que se querían organizar y luchar por un cambio social. También junto a abogados de la Correpi y Ceprod radicaron una denuncia bajo la caratula “Amenazas y lesiones” en la Unidad Fiscal de Investigaciones N° 13 de Lomas de Zamora.  Los abogados Sergio Smeniastsky y Mariana Salomón participaron de las actuaciones para el esclarecimiento de las amenazas y agresiones a los jóvenes. La asamblea de Temperley, a través de un comunicado denunció las agresiones y persecuciones que venían sufriendo los miembros de la asamblea y el trabajo de inteligencia a los que eran sometidos, ya que conocían no solo las direcciones, las actividades y los lugares de trabajo de sus miembros.

El jueves 29 de agosto de 2002, la comisión de Jóvenes de la Asamblea de Temperley se reunió en un bar ubicado frente a la plaza Espora, finalizando la misma, alrededor de las 18.45 hs. uno de los miembros, Maxi, se dirigió hacia la estación del ferrocarril, sentándose en uno de los bancos del andén a esperar la salida del tren que se dirigía a Bosques. Al cabo de unos minutos de espera, observó que en otro de los bancos se sentaron dos hombres, uno robusto muy alto, de pelo muy corto y barba oscura y el otro más bajo, también de pelo corto y barba que hablaban entre ellos. A las 19.05 hs, cuando el tren sale, el joven asciende al mismo, observando que los sujetos lo hacen en otro vagón. Al llegar a la estación Claypole se baja para dirigirse al colegio en donde cursa sus estudios. Luego de caminar una cuadra y media, una de las personas, el más alto, lo toma desde atrás, por el cuello, mientras le dice:”pendejo de mierda, parece que no entendes las cosas cuando se te dicen”, a la vez, entre golpes de puño lo tiran en el piso y comienzan a patearlo,  comentando: “ya te dijimos que dejaras de joder y que no rompas más las bolas”, “a los golpes vas a aprender”. El castigo duró unos minutos sin que hubiera testigos, hasta que uno de ellos le dice al otro:”déjalo, ya está” y se fueron dejándolo tirado en el piso. El joven cuando pudo  reponerse se dirigió a su casa, observando que presentaba golpes en la cara y en el cuerpo. 

El martes 3 de septiembre, Ricardo Sayas un miembro de la asamblea,  viajaba de Turdera hacia Avellaneda, parado, cerca de las puertas de ascenso y descenso de pasajeros, en un vagón con dos o tres pasajeros más. Al llegar el tren a la estación de Lanús, alguien lo tomó desde atrás y otra persona le exhibe una placa de policía federal. Entre los dos sujetos lo bajan compulsivamente del tren” porque tenían que hablar algunas cosas con él”. Lo obligan a salir hacia la calle y unos minutos después aparece un Renault 12, color blanco, con otra persona. Lo suben al vehículo, subiéndose uno de ellos en la parte trasera del mismo y el otro con el conductor, es decir lo secuestran. Al ponerse el auto en marcha, le indican que no se tire al piso, pero que no mire a nadie. Le  preguntaron si pertenecía a la Asamblea de Temperley, a lo que el compañero contestó que sí, increpándolo entonces. “Ustedes son los que se metieron con el tren y ahora con los impuestos, por qué no se dejan de joder”. Mientras el coche seguía su marcha, estos sujetos continuaron ejerciendo violencia psicológica, amenazándolo continuamente. Luego de aproximadamente media hora y después de haber revisado su bolso y su dinero, lo liberaron robándole plata, por el costo del viaje le dijeron. Lo dejaron en la zona de Villa Fiorito, mientras le aclaraban: “mirá bien el camino, deciles a tus amigos que la próxima vez te van a encontrar por acá, la próxima vez te vamos a tirar por acá”. Esto demostraba el espionaje continuo que ejercían  sobre los movimientos de trabajadores y vecinos por parte de punteros  y de la policía. La Asamblea de Temperley, aclaraba mediante un comunicado que los dos últimos hechos ocurrieron después de la marcha en contra de la privatización del cobro  de impuestos municipales, que finalizó frente al municipio, de la que participaron los dos asambleístas, uno de ellos llevando la bandera de la asamblea y desde el 2do piso, lugar donde funciona la Secretaria de Gobierno, varios individuos tomaron fotos y filmaron a los manifestantes.  Ante aquella situación, la asamblea de Temperley convocaba a asambleas populares, movimientos piqueteros, fabricas ocupadas, organismos de DDHH,  estudiantes, sindicatos y vecinos a expresar en conjunto  el rechazo a la política represiva del gobierno y hacían responsables de la seguridad e integridad física, a los gobiernos provinciales, nacionales y municipales. Citaban a todos  para el 13 de septiembre a las 17 hs en la plaza Grigera. Consideraban urgente derrotar al terrorismo de estado de ese momento, porque las amenazas y los aprietes eran moneda corriente,  mientras el gobierno y los medios hacían una campaña reaccionaria sobre la inseguridad. Similares aprietes habían recibido las asambleas de Adrogué, Burzaco,  Longchamps  y Claypole.

El viernes 4 de octubre, una integrante de la asamblea de Temperley, miembro de la Comisión de Jóvenes fue perseguida por un sujeto, durante  varias cuadras quien le dijo que se dejara de joder. El día sábado 19 de octubre a las diez de la mañana, otro sujeto siguió varias cuadras a un miembro de la Comisión de Jóvenes de la Asamblea de Temperley. El parapolicial lo tomó del cuello y le dijo “pendejo vos no aprendés más”. “Déjate de joder”. No se trataba de hechos aislados, las amenazas que venían sufriendo los movimientos de  desocupados de la Aníbal Verón y el secuestro de un joven del MTD Lanús, las amenazas e intimidaciones a la casa de los testigos de la Masacre de Avellaneda que llegaron a  ser baleadas.  Asimismo, la hermana de Maximiliano Kosteki  resultó violentada cuando entraron a su casa, robaron mercadería y dejaron una nota intimidatoria.  En el momento de hacer  la denuncia a la policía vieron el mismo auto que lo vecinos distinguieron  como estacionado en la puerta de su casa. Ante estos hechos, la Asamblea evaluaba que  tanto la  utilización de las bandas parapoliciales, como los  rompehuelgas que atacaban a los trabajadores por defender su trabajo eran métodos represivos utilizados por las fuerzas parapoliciales para detener la organización  de los de abajo. Frente a esto, la Asamblea de Temperley convocaba para  el 31 de octubre de 2002, en la Casa de la Unidad y Resistencia para organizar y enfrentar la represión

El 2 de noviembre, la Asamblea de Temperley organiza un evento cultural y solidario “Arte abre caminos”. a partir de las 11 hs. Proponían armar una nueva cultura sin excluidos, sin violencia, sin hambre, sin represión, con trabajo, con protagonismo de todos, con participación plena y abierta por la defensa de los intereses de la gente. Para tal evento, fue fundamental la presencia de Mabel Ruiz, madre de Maxi Kosteki  en donde no sólo se dirigió a los presentes, desde la dulzura y el pedido solidario de justicia por su hijo, sino también acompañó la  exposición  de los dibujos de Maxi que fueron colgados alrededor de la plaza. Vanina Kosteki, su hermana, de la misma manera, participó de la actividad. Durante la tarde desfilaron distintos músicos, algunos miembros de la asamblea como los integrantes de “Ave Juglar” y “Nadie”. También se escucharon los bluses de  R.J.Gauna, los  tangos de Luis Grillo y música andina. Una murga puso color a la tarde. Asimismo se expuso  una muestra de fotos a cargo de Argentina Arde, una experiencia artística de militancia y compromiso social, surgida en el año 2001. Además se organizó entre  los alumnos de las escuelas de la zona una exposición de distintos  logos diseñados para identificar el evento en curso.  “Arte abre caminos”.

Para finalizar distintos malabaristas cerraron la tarde.

Durante el mes de octubre del año 2003, la Asamblea de Temperley, conjuntamente con los MTDs de zona sur (Lanús, Lomas y Almirante Brown) organiza un festival solidario. También estuvieron presentes compañeros de los pueblos originarios, que cantaron un par de coplas y pintaron un mural y compañeros de la asamblea de Luis Guillón que hicieron una presentación de títeres. También hubo varios números musicales. El cielo estaba plomizo y amenazante, faltaba un chasquido para que llueva. Darío y Maxi disparaban dignidad y ternura con sus miradas desde las remeras que habían sido preparadas en el taller de serigrafía y se entremezclaban con las tortas, media luna y bloques, haciendo un combo sólido y meloso. En otro de los puestos una madre lidiaba con uno de sus hijos mientras intentaba darle las últimas puntadas a un gorro que había comenzado aprender a tejer en el taller de crochet, para sumarlo a los sahumerios, facturas y panes, que también ella, junto a otros compañeros habían hecho. Y en eso anduvo la tarde, entre risas, charlas y baile. Que concluyó con un sentido homenaje a la madre de Maximiliano Kosteki; Mabel Ruiz. El cielo sólo quedó en amenazante y plomizo, por suerte no llovió. Pero mientras nos íbamos nos sentíamos empapados, pero de dignidad. Y debe ser la dignidad que te contagian los compañeros que aún tiene la tozuda manía militante de soñar despiertos, y que trabajan y luchan a diario para materializar esos sueños. «La construcción de abajo continua”. “Noticias piqueteras” MTD Lomas de Zamora.

Cobertura Agencia de Noticias RedAcción (AnRed)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *