Home > Destacadas > El reclamo de «Los nadies»

El reclamo de «Los nadies»

Un grupo de recuperadores y recuperadoras que subsisten recolectando materiales del predio de disposición final de residuos de Mar del Plata (basural) decidió cortar desde el jueves 14 de mayo el acceso de camiones como medida de protesta. Exigen respuestas inmediatas al pedido para poder ingresar a realizar su «trabajo» allí dentro.

Solicitan que las autoridades municipales les den el visto bueno al protocolo que presentaron para poder acceder al basural, ya que desde que se desató el aislamiento por el Coronavirus, no pueden entrar, por cuestiones sanitarias.

Ellos y ellas, al no tener otro sustento para mantenerse, y a casi dos meses de decretado el aislamiento, necesitan ingresar porque viven de lo que pueden recuperar de la basura que las y los marplatenses arrojamos cada día.

Son más de 360 familias que viven de «la basura», todos los días de su vida.

Martin Romero, referente de los recicladores que acampan frente al predio dijo que están esperando una respuesta del presidente del Emsur, Sebastián D’Andrea’: «Si no nos mata el Coronavirus nos mata el hambre» dijo.

Mientras acampan, realizan ollas populares para alimentarse.

Martín Romero en «Mundillo Merienda»

LOS NADIES – DE EDUARDO GALEANO

Sueñan las pulgas con comprarse un perro
Y sueñan los nadies con salir de pobres
Que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte;
Pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznitas cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escobaLos nadies, los hijos de nadie, los dueños de nada
Que no son, aunque sean
Que no hablan idiomas, sino dialectos
Que no profesan religiones, sino supersticiones
Que no hacen arte, sino artesanía
Que no practican cultura, sino folklore
Que no son seres humanos, sino recursos humanos
Que no tiene cara, sino brazos
Que no tienen nombre, sino número
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata

Radio de La Azotea