Home > Destacadas > Regulación del Trabajo Sexual: entrevista a Nina León

Regulación del Trabajo Sexual: entrevista a Nina León

Lxs compañerxs de Embarriados charlaron con Nina León, trabajadora sexual, militante de AMMAR (Asociación Mujeres Meretrices de la Argentina) y escritora. La entrevista incluyó su voluntad de ser trabajadora sexual y los motivos por los cuales cree que debe haber una ley que regule la actividad.

«Este trabajo lo ejerzo hace 3 años después de haber pasado por un montón de otros trabajos a lo largo de 12 años que tenían que ver con trabajos administrativos, call center, salones de belleza, también trabajé en el periodismo y la verdad que lo comencé a ejercer en un momento en que a mucha gente se les estaba echando de sus trabajos. Era pleno contexto macrista y mucha gente se estaba quedando sin laburo». Y agregó que «en ese mismo momento, yo estaba también por comenzar a militar con las trabajadoras sexuales, ayudándolas con todo lo relacionado a comunicación que era lo que también había hecho bastante tiempo. La crisis económica se fue agudizando en mi casa y fue así como decidí que el trabajo que complementará el administrativo que tenía en ese entonces iba hacer el trabajo sexual».

Sobre las reacciones sociales por su trabajo dijo que «dentro de todo no he recibido críticas ni con las compañeritas ni con las madres ni con los padres ni con las familias del jardín de Cuba, por suerte no me he topado con eso que sí sé y me consta que muchas compañeras tuvieron que pasar por situaciones muy engorrosas en las instituciones educativas en las instituciones culturales a las que asisten». Y agregó: «porque en realidad se trata de eso, que no estamos haciendo nada más que salir a trabajar de algo distinto de lo que mucha gente hace, como también hay mucha otra gente que trabaja de otras cosas distintas de las que yo no ejercería».

Particularmente, de las reacciones familiares contó en la 88.7 que «a mi familia se lo conté a los 6 meses. Se lo conté a mi mamá en realidad que justo había venido de Formosa así que aproveché ahí como para sentarla y hablarle del tema, para comentarle que no estaba dando talleres de escritura como le había dicho en el sindicato si no qué estaba ya viviendo del trabajo sexual hacia 6 meses». «Lógicamente que respeté su proceso y respeté también que me hiciera todas las preguntas que quisiera como para sacarse las dudas, para volver tranquila y para tratar de ayudarla también en ese proceso de asimilación que sabía que obviamente para ella iba a ser difícil porque nunca en nuestra familia habíamos tenido ninguna persona que abiertamente dijera que era PUTA. Entonces, entendí que para ella era algo sumamente nuevo difícil complicado sobre todo por el estigma y la discriminación del afuera, así que lo que hice básicamente fue bajarle toda la información que pude como para que ella se quede lo más tranquila posible y a partir de ahí comenzamos a tener también una comunicación sumamente abierta y clara en todo lo que lo que hacía a mi laburo como para interiorizarla y dejarla tranquila porque también recibía comentarios discriminatorios del afuera sobre mi trabajo».

Mientras que en torno a la postura regulacionista de AMMAR, destacó que «hay que aclarar acá una cuestión fundamental y es que el trabajo sexual ya está regulado por el Estado. El problema es que es una regulación de género a través del punitivismo con un montón de normativas y legislaciones que han desfavorecido históricamente a nuestro sector y que además nos han puesto en un foco completamente estigmatizado y criminalizado. Entonces nosotras lo que buscamos es justamente la despenalización del trabajo sexual en toda la Argentina para que todas las trabajadoras y trabajadores sexuales podamos ejercerlo en las modalidades que sean, pero sin todos esos esos espacios penalizados cómo sucede actualmente con los códigos contravencionales, mediante el artículo 125 bis de la ley antitrata, etc».

«Hay un montón de cuestiones que para nosotros son claves, despenalizar un montón de normativa y legislación porque son las que hoy por hoy no sólo que no luchan contra las redes antitrata como en teoría tienen ese objetivo sino que solamente pasan a criminalizarnos y a tirarnos todo el sistema punitivo encima. Entonces nos parece necesario, nos parece urgente. En este contexto de pandemia eso se vio muchísimo. Necesitamos hoy por hoy poder tener los derechos que tienen un montón de otros laburantes que sí son reconocidos y reconocidas por el Estado».

Foto: https://radiografica.org.ar/

Radio de La Azotea